Una fogata en el microcentro

Una oficina puede ser nociva, incluso salvaje. La procesión va por dentro y la noche oculta todos los rencores. Hasta que alguien se los lleva puestos.